ENRIQUECIENDO LA PAREJA - PSICÓLOGO FRANCISCO BELTRAN - ELCHE

INTRODUCCIÓN

 
Una relación de pareja no es lo que la mayoría piensa que es.
No se despierta uno cada mañana para hacer el desayuno y comer juntos.
No son abrazos eternos en la cama y palabras dulces hasta que los dos se duerman.
No es una casa limpia llena de risas y amor todos los días.
No es perfección.
Una relación de pareja es alguien que roba todas las cobijas en la madrugada y ronca, es a veces un portazo, mal genio y palabras duras.
Es estar de pronto y obstinadamente en desacuerdo, aceptar los momentos silenciosos hasta que los corazones se curen y perdonen.
Es llegar a casa y encontrar a la misma persona todos los días, es monotonía.
Es  en ocasiones ropa sucia y camas sin hacer.
Es orgullo cuando se trata de razones.
Es tragarse las molestas palabras , en lugar de decirlas en voz alta ,para no lastimar al otro.
Pero en esas amargas experiencias se encuentran los más bellos regalos;
Una relación de pareja es tener en tu vida a alguien que se preocupa por ti a pesar de que y quien eres, a pesar de tus errores e imperfecciones.
Es alguien que ayuda en este duro trabajo de la vida,
Es colaboración mutua, hacerse la cena entre los dos y sentarse juntos, a una hora tardía, porque los dos tuvieron un día loco. Es tener una crisis emocional y que tú pareja se acuesta contigo y te sostenga, y te diga que todo va a estar bien. Y tú le crees.
Se trata de seguir amando a alguien a pesar de que a veces te vuelve absolutamente loc@ .
Amar a alguien que no siempre es fácil, sino a veces es muy difícil. Pero es increíble y reconfortante, en síntesis una de las mejores cosas que deberías disfrutar en la vida.
Una relación de pareja, siempre será una hermosa flor que si se sabe cuidar, se sabrá entonces cosechar y hacer florecer incluso en el frío invierno.

 
 
“...Ana y Pedro se conocieron muy jóvenes y desde el primer momento pensaron que habían encontrado su media naranja y estarían juntos para siempre. Hace 8 años que viven juntos y los dos están de acuerdo que todo no es tan bonito cómo esperaban. Aunque la comunicación es buena hay temas que no se pueden tocar: la madre de ella, la organización de viajes, las cervecitas de él después del trabajo,… Hay cosas que no funcionan tan bien como les gustaría. Hay discusiones, alguna frase más alta que otra y a ambos se le ha escapado alguna vez una palabra poco adecuada hacia el otro. Ellos consideran que su relación está dentro de la normalidad, es decir, que son una pareja como tantas otras, con sus cosas buenas y sus cosas menos buenas, y para ellos en estos momentos su relación es positiva…”
 

“...Lucía y Daniel se conocieron muy jóvenes y desde el primer momento pensaron que habían encontrado su media naranja y estarían juntos para siempre. Hace 8 años que viven juntos y los dos están de acuerdo que todo no es tan bonito cómo esperaban. Aunque la comunicación no es mala hay muchos temas que no se pueden tocar: la madre de ella, la organización de viajes, las cervecitas de él después del trabajo, la lista de la compra, la educación de los hijos,… Sienten que hay muchas cosas que no funcionan tan bien como les gustaría. Hay discusiones, muchas, demasiadas dice uno de ellos; y silencios, dice el otro, porque estoy harto de hablar para nada y acabar gritando. Se han insultado más de una vez, demasiadas parece ser alguna frase más alta que otra y a ambos se le ha escapado alguna vez una palabra poco adecuada hacia el otro. Hay muchas críticas hacia el otro, quejas, reproches; parece que todo lo haga mal, dice uno de ellos. Se están planteando la separación, se miran y dicen que se quieren, que desean estar juntos pero que no saben cómo hacerlo. La relación actual no les vale…”

Ana y Pedro quizá no necesitan un terapeuta de pareja.

 

Lucía y Daniel necesitan un terapeuta de pareja, lo antes posible. Con casi toda seguridad lo buscaran como una última oportunidad. Con casi toda seguridad han acudido tarde. Los problemas de pareja son más fáciles de solucionar cuando ambos miembros no están al límite y cansados de luchar. Es como muchas otras cosas en la vida, más vale prevenir que curar, y hay que acudir al profesional cuando aparecen los primeros síntomas. Con casi toda seguridad Lucía y Daniel podrán convertir su relación en una relación más positiva.

 

La realidad nos dice que, en algunos casos, la pareja está demasiado rota y la separación es la mejor opción, entonces el objetivo de la terapia consiste en que la separación no se convierta en una lucha sin sentido, sobre todo cuando la pareja tiene hijos.

Si en tu relación de pareja hay cosas que no te gustan, si has intentando cambiarlas y no has podido, si esas cosas te impiden disfrutar de otros aspectos de la relación, quizá es el momento de plantearse si necesito ayuda. Si te sientes identificada, recuerda, busca un profesional, y hazlo lo antes posible para evitar que la situación empeore.